Buenas prácticas empresariales

Tintaya

 

Para tener éxito empresarial es necesario humanizar los negocios, de manera que una empresa comprometida con el desarrollo y crecimiento de sus trabajadores, de las comunidades en su entrono y con el cuidado y mejoramiento del medio ambiente. La mina Tintaya representa todos estos valores desde su transformación de una empresa estatal a una empresa privada.

 

La empresa minera Tintaya, ubicada en la provincia Espinar en el Cuzco, ha pasado por muchas transformaciones en su estructura organizacional, en un primer momento se constituía como una empresa estatal cuya administración era lenta y sin autonomía, luego mediante la privatización de esta, se dio una re-ingeniería completa en toda la organización. Se buscó transformar la mentalidad de los trabajadores, acostumbrados a una administración estatal, llevando a 25 trabajadores entre gerentes y líderes sindicales a Estados Unidos y a México para que vean por si mismos otras formas para la administración y trabajo en una compañía minera. Se buscaba tener un trabajo más participativo, por lo que se implementaron talleres para lograr cambio radical de la actitud interna hacia la vida, hacia sus relaciones y hacia la empresa.

 

También, se formó un equipo conformado por representantes del sindicato, representantes de las diferentes líneas de trabajo y el conjunto de las gerencias, para crear, diseñar e implementar la visión, los valores y el plan estratégico de TIntaya. Esto con la finalidad de mantener una organización plana, donde las propuestas de los empleados no sean escuchadas como quejas sino más bien como iniciativas y recomendaciones para la mejora de la organización.

 

Así, cuando hubo un cambio en la administración, se decidió continuar con estas metas de integración involucrando aún más a las comunidades en el monitoreo medio ambiental, entrenándolos para que tengan un mejor entendimiento de las operaciones mineras y de los procedimiento medio ambientales. Para ello era necesario aumentar la confianza y el diálogo con la comunidad cercanas. Por lo que, se valieron de la ayuda de instituciones como Oxfam America, CooperAccion, Conacami y Corecami Cusco para que los apoyasen en la realización de una mesa de diálogo donde se desarrollase una agenda conjunta basada en la atención de las preocupaciones de las comunidades del entorno a la operación minera, principalmente en los temas de Tierras, Medio Ambiente, Derechos Humanos y Desarrollo Sostenible.

 

El 9 de diciembre del 2005, se pudo comprobar la eficiencia de sus programas de integración, cuando mediante uno de sus controles locales se pudo observar rápidamente un problema con las aguas afluentes del río Tintaya. En el año 2003, como parte del Programa de Desarrollo Social de la mina, se crearon granjas de truchas con el objetivo de otorgar a la comunidad un nuevo tipo de ingreso por la venta del pescado, pero, primordialmente, el controlar las aguas para una detección temprana de algún problema en la calidad del agua local. Un aprendizaje importante de este incidente fue la importancia de contar instalado un bioindicador y de tener un grupo de la misma comunidad monitoreando las actividades ambientales. Ambos facilitan la detección rápida y la respuesta ante accidentes. Adicionalmente, ha habido muchos beneficios de expandir el estudio de los accidentes para la mejora continua de las operaciones.

 

Es así, como Tintaya es un ejemplo a seguir ya que no solo reporta sus errores, sino que también hace todo lo que está en sus manos para solucionarlos y dar paso a un proceso continuo de mejoramiento de sus labores empresariales. Además, Tintaya es una empresa que actúa en muchos ámbitos de la responsabilidad social, ejecutando proyectos de agricultura y ganadería, sembrado de pastos mejorados, irrigación con agua de la filtración de la presa de relaves, etc. Hoy ante un nuevo administrador de la mina se han efectuado los mismos compromisos de un desarrollo sostenible. Por lo que, cuando se interioriza dentro de una empresa los valores y principios de una organización socialmente responsable el cambio de administración no debería ser impedimento para que estos se mantenga en el tiempo.

 

Entrevista a Javier Aroca,Coordinador Regional del Programa de industrias extractivas de OXFAM América, sobre la Responsabilidad Social de las grandes empresas mineras y de hidrocarburos y el Desarrollo Sostenible de las comuniades aledañas a estas operaciones.  Javier Aroca es también es uno de los integrantes claves en la Mesa de Diálogo de Tintaya en representación de OXFAM América.